La revolución de las tecnologías se ha convertido en un impulso importante para el proceso de globalización y es que, el acceso a herramientas tecnológicas como el internet es considerado como un componente clave para el desarrollo social según la ONU.  

Hoy en día el análisis del nivel de conectividad determina los niveles de desarrollo y las competencias de cada país.

Las entidades con fácil acceso a internet pueden ejercer derechos como: la educación, la libertad de expresión, el acceso a la información, entretenimiento, mercado electrónico, así como facilitar uso de la banca, servicios financieros y trámites públicos de manera más fácil, lo que incrementa el bienestar social, mientras que, las poblaciones con niveles bajos de acceso a internet tienen limitada la posibilidad de crecimiento.

Este rezago tecnológico se debe a que no hay una igualdad de conectividad y se debe tomar en cuenta al momento de la elaboración de políticas públicas para garantizar una conexión con mejor infraestructura, más espacios con acceso gratuito a internet, incrementar el número de programas que beneficien el aprovechamiento de las TIC y así lograr cambios positivos en áreas como salud, economía, educación y sustentabilidad lo que permite un gran desarrollo para el país.


Sarah Vega

Lic. en Ciencias de la comunicación. Me apasiona el branding y las redes sociales. Siempre actualizada en temas de impacto social y tecnológico.